Soluciones para una mejor comunicación en la pareja

Soluciones para una mejor comunicación en la pareja

La mayoría de problemas de la relación de pareja suelen tener su base en estilos comunicativos y en patrones de relación, y es por ello que, como indicación general, las siguientes directrices, adaptadas a las características particulares de la pareja, son las que solemos dar en consulta para incrementar la comunicación positiva entre sus miembros.

 

  • Aumentar y potenciar el intercambio positivo: las parejas con problemas no suelen ejercer intercambio positivo entre ellos, por lo que les animamos para que se hagan y se agradezcan detalles, que se piropeen y se den cumplidos, que se gratifique al otro etc.
  • Dotar de herramientas para manejar los momentos de hostilidad y de mal humor que irremediablemente van a darse. Es importante prevenir la ocurrencia de los mismos tratando de evitar las situaciones potencialmente conflictivas, impedir que se desarrollen o abortarlas tajantemente. Por ejemplo ignorar el mal humor del otro, cambiar de tema, expresar empatía, o solicitar “tiempo muerto” para tratar ese tema en otro momento cuando se esté más calmado.
  • Modificar el estilo comunicacional, de manera que se incremente la escucha activa y que se permita al otro expresar sus sentimientos, quejas, preocupaciones, etc. y se vea “atendido”.
  • Expresión de sentimientos de manera directa: se trata de decir soy yo quien me siento triste o enfadado, en vez de me pones triste o me enfadas. No acusar al otro, sino expresar los sentimientos propios de manera asertiva y no agresiva.
  • Expresión de sentimientos positivos: con el paso del tiempo se pierde la costumbre de expresar los sentimientos positivos que se ven en las parejas que llevan menos tiempo, la expresión de la felicidad, de la alegría, el azul del cielo y el brillo del sol, el amor por el otro, requerirá la participación activa de ambos.
  • Habilidades de resolución de problemas: las parejas con problemas no saben resolver sus conflictos de una manera asertiva y empática y pacifica.

Como estrategias para potenciar un intercambio positivo mutuo se puede proponer a la pareja que ha dejado de complacerse que instauren unos días a la semana, por ejemplo los miércoles y los sábados (un día laborable y otro de fin de semana) en los que se busca hacer el máximo de agrados el uno al otro. Para ello se pone en práctica la técnica de “pille a su pareja haciendo algo agradable…” así que cada uno registrará las actividades y detalles que el otro ha realizado y que han sido especialmente positivos para el otro. No nos vamos a limitar en registrarlos en una hoja, sino que se gratifiquen en el momento. Esto va unido a que en ese día hay que intentar agradar al otro el máximo, haciendo cosas como traer el desayuno a la cama, hacer un masaje en los pies, una caricia, un abrazo, hacer comentarios positivos sobre el peinado, la ropa, etc

Si el problema de la pareja reside en que alguno o ambos miembros tienen la sensación de no ser escuchados, puede ser debido y de hecho suele ser así, a que el otro muestra actitudes y comportamientos que no incitan a la comunicación ya sea por falta de tiempo, por cansancio , etc.

Para paliar esta sensación y enseñar a desarrollar la escucha activa se le da a la pareja las siguientes instrucciones (Goldstein, 1981) :

a) adoptar una postura activa en la escucha, b) mantener contacto visual mientras se escucha, c)ponemos cara de atender, d) animamos al que habla con nuestros gestos. Decimos lo siguiente: a) incentivos verbales (ah si?), b) usamos tono adecuado, c) no emitimos juicios de valor; d) repetimos el mensaje que creemos que nos envían.

para desarrollar estas habilidades solemos practicar previamente en consulta, utilizando técnicas de role playing, en las que la pareja van tomando posiones de hablador y de oyente por turnos y fomentando el ambiente distendido, la intimidad y complicidad de la pareja y por supuesto evitando las críticas negativas.

Esto se seguirá con entrenamiento en casa, con una grabadora en mano, sobre conversaciones suyas que se desarrollen espontáneamente.